Gastritis y reflujo; dos gastropatías muy comunes

gastritis y el reflujo

Gastritis y reflujo; dos gastropatías muy comunes

 

El cuerpo humano es una máquina maravillosa capaz de digerir alimentos con ácidos muy erosivos, pero sin lastimar las paredes del estómago u otros órganos del aparato digestivo. La gastritis y reflujo son de las enfermedades más comunes en los consultorios de los gastroenterólogos, por eso vamos a conocerlas un poco más.

 

El estómago produce una cantidad de ácidos para hacer la digestión de las comidas. En pacientes sanos, este líquido no perjudica la mucosa de nuestros órganos, pero cuando se desequilibra este proceso, existen daños que generan dolor y molestias. La mayoría de los pacientes reportan dolor, especialmente en la parte alta del abdomen. Puede que durante las comidas empeoren estos síntomas.

 

En el caso del reflujo gastroesofágico, puede producir una sensación en la que un ácido sube por el esófago. Algo así como si la temperatura en esa zona aumentará tanto, similar a cuando ocurren las quemaduras. También es posible percibir un sabor amargo en las papilas gustativas. 

 

Este dolor es parecido al que experimentan los pacientes con gastritis. También es posible ver rastros de tos, ronquidos, llenura en la garganta y problemas o dolor al tragar.

 

Este es un proceso muy eficiente para los diagnósticos porque revela el estado exacto de los órganos. Se realiza en un establecimiento médico y se introduce un pequeño lente acompañado de un tubo flexible a través de la boca, atraviesa el esófago para llegar hasta el estómago y puede llegar hasta el intestino delgado. No te preocupes porque es un proceso que se realiza con anestesia y no entras molestias. Tampoco hay mayores complicaciones después del examen.

 

Síntomas del reflujo gastroesofágico.

 

Si has visto nuestro artículo sobre la gastritis crónica, verás que los síntomas se parecen, pero puede ser que algunos pacientes no presenten síntomas como reflujo gastroesofágico. En cambio, el reflujo es una alteración de este ácido, mientras las gastritis puede tener un origen autoinmunitario, ambiental, infeccioso, etc.

 

Puede que el diagnóstico de tu médico sea el de reflujo gastroesofágico, lo más usual es empezar el tratamiento con medicamentos que bloquean el exceso de ácido en el estómago durante la digestión. La mayoría de las veces se recomienda que la administración sea oral y en ayuno, pero cuando los casos son más complejos, es posible que se requiere otra dosis antes de la última comida del día.

 

Si los síntomas del paciente no mejoran con el tratamiento convencional, se deben realizar estudios más específicos que pueden precisar la cantidad de ácido que hay en el esófago, (pHmetría). También se pueden requerir estudios radiológicos y si el especialista lo considera apropiado, puede recetar medicamentos neuromoduladores.

 

¿Mis síntomas son de gastritis y reflujo? ¿Cuál es la diferencia?

 

Para que puedas tener una idea más precisa de la forma en la que se comportan estas dos enfermedades, vamos a revisar los síntomas del reflujo gastroesofágico para que puedas comparar.

 

Existe un dolor que los especialistas denominan como pirosis. Se presenta en la zona detrás del esternón y en la parte central del pecho y el dolor tienen características de ardor. También es posible que el paciente sienta una especie de líquido amargo que sube por el esófago.

 

También existen síntomas algo difusos y que parecen de otros órganos como la tos crónica, asma bronquial, problemas al tragar, ronquidos o rinitis alérgica. Debido a que en algunos pacientes los síntomas pueden ser muy definidos, pero otros no tanto, es necesario establecer el diagnóstico con los síntomas específicos de cada paciente. Este diagnóstico debe quedar confirmado cuando el paciente presente mejoría de los síntomas desde el uso del tratamiento.

 

Cuáles son las complicaciones del reflujo gástrico que no se presentan en la gastritis.

 

Entre los problemas médicos a largo plazo más comunes se cuentan  estrechamiento del esófago, el esófago de Barrett y algunos tipos de cáncer de estómago.

 

El esófago es ese tubo por donde sube el ácido gástrico. Este canal puede estrecharse debido al ardor constante. Se crean fisuras y úlceras en esta zona que cuando cicatrizan se transforman en fibromas. Las áreas del esófago en que se encuentran con fibromas no permiten la elasticidad, por lo que el tejido no se puede estirar y contraer como debería. Cuando está condición avanza y se vuelve severa, obstruye el paso de los alimentos y los pacientes pueden tener problemas para comer. 

 

Para solucionar este problema, es necesario realizar una gastroscopia para dilatar el espacio. Además, este procedimiento también permite realizar un diagnóstico de otros daños que pueda estar causando el reflujo.

 

El esófago de Barrett es una condición mencionamos un poco más arriba, pero nos detendremos en él. El esófago está recubierto por un tejido que es capaz de regenerarse. Sin embargo, cuando los episodios de reflujos son muy frecuentes, la regeneración no se da de la forma adecuada. En esta zona el esófago ya no se repara con su propio tejido, sino que empieza a desarrollar un capa similar al tejido del intestino. La coloración de esta zona se vuelve rosada o blanquecina y durante la gastroscopia se confirma el diagnóstico. Cuando esto avanza y se transforma en displasia, existe el riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

 

Recuerda que los síntomas de la gastritis y el reflujo gastroesofágico pueden mejorar con una dieta y hábitos de vida más saludables. El alcohol, café y tabaco empeoran los síntomas y producen más ardor en los pacientes. Lo mismo sucede con las comidas con mucha grasa o con condimentos muy picantes o irritantes. También se recomienda a los pacientes usar ropa holgada y disminuir o eliminar el uso de fajas o prendas que contraigan demasiado la zona abdominal. Un buen método para evitar los síntomas es no acostarse justo después de la comida y evitar posiciones en donde el ácido pueda subir con el esófago con facilidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir