¿Se puede vivir con gastritis? ¿Qué esperar luego del diagnóstico?

vivir con gastritis

¿Se puede vivir con gastritis? ¿Qué esperar luego del diagnóstico?

 

Gastritis es un término médico que engloba un conjunto de enfermedades, subtipos y síntomas comunes. La inflamación es uno de los síntomas más comunes, por eso hoy queremos hablar de cómo vivir con gastritis sin desesperar en el intento.

 

La gastritis es una enfermedad un poco particular porque se puede desarrollar en cualquier momento, de hecho es muy común. Puede aparecer de forma inesperada, pero también puede desarrollarse lentamente y su falta de tratamiento puede desencadenar en úlceras o cáncer de estómago. Sin embargo, para la mayoría de las personas el pronóstico es bastante alentador.

 

Cuando la barrera que protege al estómago se desgasta o sufre lesiones, la pared del estómago entra en contacto con sustancias naturales del cuerpo que inflaman la zona abdominal. Existen algunas enfermedades que pueden crear un ambiente favorecido para desarrollar algún tipo de gastritis. Algunas de estas enfermedades son la enfermedad de Crohn y la sarcoidosis, una enfermedad donde se acumulan las células inflamatorias.

 

Cambios es tu estilo de vida para vivir con gastritis

El tratamiento farmacológico es una forma muy eficiente de vivir con esta enfermedad sin sufrir en nuestro día a día. Puedes ayudar a tus tratamientos con cambios que puedes hacer tú mismo.

 

Las comidas más pequeñas y más regulares ayudan mucho a todo el sistema digestivo. Los efectos del ácido estomacal y las molestias de náuseas pueden mejorar si cambias la cantidad y la frecuencia de tus comidas.

 

Considera disminuir o eliminar los alimentos que irritan el estómago. Los alimentos o preparaciones a base de picantes, condimentos, ácidos, alimentos fermentados, frutas cítricas, etc. no son los mejores amigos de tu estómago. De hecho, muchos pacientes con gastritis suelen alejarse de estos alimentos porque las molestias son muy incómodas.

 

El alcohol tampoco va a ser bien recibido por tu estómago. Esta es una de las sustancias que llegan a irritar y desgastar la capa que protege al estómago de los jugos gástricos que se liberan durante la digestión.

 

Los analgésicos. Muchos de nosotros no sabíamos que los analgésicos pueden ser el origen de nuestros malestares de la gastritis. En este punto es importante consultar con su médico para ver las mejores opciones y alternativas para no suspender del todo el uso de analgésicos.

 

Factores de riesgo que nos exponen a vivir con gastritis.

 

Vivir con gastritis es una realidad con la que viven muchas personas, pero  cada vez nos preocupamos más por nuestra salud. Esta es la razón por la que saber los factores de riesgo nos ayudan a evitar estas molestias.

 

Infección bacteriana. 

 

La bacteria Helicobacter pylori (H. pylori) es una de las infecciones más frecuentes en los pacientes con gastritis. Sin embargo, no son todas las personas que tienen esta bacteria desarrollan algún tipo de gastritis. Muchos especialistas y estudios sugieren que la susceptibilidad a H. pylori puede tratarse de una condición hereditaria. Esto se debe a que ciertos hábitos como el tabaco o la ingesta regular de alcohol predisponen al sistema digestivo y al sistema inmune a esta condición.

 

No se sabe con precisión la forma en la que se transmite esta bacteria, pero las últimas pruebas apuntan a que un factor de riesgo es el contacto de persona a persona a través de alimentos o con aguas contaminadas.

 

Cada uno de nosotros puede tomar precauciones para evitar el contagio de esta bacteria. El lavado frecuente de manos con agua y jabón es una forma de mantenernos lejos de esta infección. Consumir alimentos totalmente cocidos también ayuda a este propósito.

 

Cuidado con el uso de los analgésicos.

 

La aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno son algunos de los analgésicos más comunes, pero estos pueden causar irritación estomacal. Cuando los pacientes usan analgésicos con mucha regularidad o en dosis muy altas, estos medicamentos pueden reducir el revestimiento que conserva la capa protectora del estómago. Esto deriva en gastritis crónica o gastritis aguda.

 

En edades avanzadas nuestros queridos adultos mayores tienen un riesgo más alto de sufrir algún tipo de gastritis. El revestimiento del estómago de estas personas ya se encuentra un poco desgastado por el paso del tiempo. Debido a que el sistema inmune de estas personas se encuentra debilitado y son más susceptibles a contraer bacterias como la H. pylori.

 

Consumo de alcohol.

 

Si te gusta mucho acompañar tus reuniones sociales con algo (o mucho) de alcohol, puede que esto se trate de un problema para tu estómago. Como otros de nuestros hábitos de consumo, esta sustancia irrita y puede hacer erosionar la mucosa que protege a tu estómago de los jugos gástricos. Esto hace que el consumo de alcohol te acerque un poco a un diagnóstico de gastritis aguda o crónica.

 

Estrés. 

 

Una de las nuevas formas de gastritis que se observan en las consultas médicas es la gastritis nerviosa. Aquí el estrés produce los síntomas típicos de la gastritis aguda, pero su origen es psicológico o emocional.

 

¿Cómo puedo vivir con gastritis autoinmune?

 

Esta es una de las formas de gastritis más complicadas a nivel médico. Aquí se trata de cómo las células del estómago son atacadas por el propio cuerpo. Los pacientes con enfermedades autoinmunes pueden desarrollar otras de estas enfermedades. Quienes viven con diabetes tipo 1 o la enfermedad de Hashimoto pueden desarrollar con facilidad la gastritis autoinmune.

 

Vivir con gastritis puede ser una complicación más a los padecimientos de personas con otra enfermedad. Algunas son el VIH/SIDA, la enfermedad de Crohn y las infecciones por parásitos.

 

Las complicaciones de la gastritis no suelen ser tan severas y muchos de los pacientes pueden adaptarse a esta condición. Sobre todo, si no hay un tratamiento adecuado, se pueden desarrollar enfermedades mucho más graves. Las úlceras, sangrados estomacales o duodenal, cáncer de estómago y otros síntomas y afectaciones más graves.

 

También es muy importante mantenerse en constante control médico, ya que este puede prevenir complicaciones. Cada tipo de gastritis depende del caso concreto de cada paciente, por eso es necesario conocer las causas de la enfermedad y de los síntomas. No debes pasar por alto que seguir el tratamiento adecuado es fundamental para vivir con gastritis, pero de forma sana.

 

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.